Evidencia Extraordinaria — Introducción

Evidencia Extraordinaria — Introducción

Porque se puede confiar en Jesús y la Biblia
Por:
 

Introducción


Puede ser que muchos que leen este libro no tengan conocimiento del mensaje básico de la Biblia. Por este motivo, incluimos un resumen muy breve del plan de Dios para la humanidad como está registrado en la Biblia, la fuente del mensaje de Dios. Estos hechos bíblicos junto con el capítulo dos de este libro pueden capacitar el lector para tomar una decisión inteligente de recibir personalmente al Señor Jesucristo.

La Biblia enseña que en el principio Dios creó los cielos y la tierra... Él creó toda cosa que tiene vida...En el día que creó el hombre, lo hizo en la imagen y semejanza de Dios. Creó el hombre y la mujer y los bendijo. Entonces Dios vio todo lo que Él había hecho y dijo que era muy bueno.

Sin embargo, la historia bíblica nos explica que ese primer hombre y la primera mujer, Adán y Eva, fueron tentados por el ángel caído, Satanás, y escogieron desobedecer a Dios. Por medio de este pecado ellos cayeron de su estado original de inocencia y se acortó la comunión que habían disfrutado con Dios. Murieron espiritualmente; la muerte física les llegó más tarde.

Todo cambió en ese momento. Su caída afectó toda la raza humana. La naturaleza pecaminosa reemplazó la inocencia anterior del hombre, y toda la creación fue colocada bajo el juicio de Dios.

Sin embargo, aunque la raza humana estaba ahora alejada de su Creador, Dios en Su amor hizo una provisión para la redención del hombre del poder de pecado y muerte a través de Su Hijo, Cristo Jesús. El plan de Dios, como va desarrollando a través de las Escrituras, involucró la preparación de un pueblo especial a través del cual Él reveló Su Palabra de manera que podemos conocer el camino verdadero. A Su tiempo Dios envió Su Hijo, el Mesías, a morir en nuestro lugar por nuestros pecados y a pagar la pena impuesta por la perfecta justicia de Dios. Hace dos mil años Jesucristo fue crucificado, murió y fue sepultado. Su sangre vertida en la cruz era el precio pagado por el pecado y los pecados de la humanidad. Su resurrección demostró que no era solo hombre, sino Dios que había encarnado como hombre.

Las Escrituras afirman que la salvación es un regalo dado a los que aceptan la muerte de Cristo como la provisión completa para su perdón y reconciliación con Dios. Cristo nos ha asegurado que Él vendrá otra vez para llevar a los suyos. Los que lo han recibido por fe vivirán con Cristo para siempre y los que lo rechacen serán separados para castigo eterno.

Tal vez el lector cuestiona si la Biblia es lo que afirma ser, la Palabra revelada de Dios. Si es así, por favor lea el capítulo uno con cuidado. Allí se presenta evidencia convincente de la confiabilidad de la Biblia.